miércoles, 8 de julio de 2009

Edición Fotográfica, Pasos Básicos

La posibilidad de editar imágenes en la computadora a través de un simple programa de edición eficiente, es lo más atractivo de la fotografía digital. Con unos cuantos movimientos y clics, ¿se puede convertir una instantánea en una obra maestra?, Sí, pero se necesita algo más que eso, porque es un técnica que requiere de tiempo y habilidad en el manejo de los programas de edición, para obtener buenos resultados y para desarrollar dichas habilidades hace falta práctica.

En primer lugar:
- Se necesita un buen programa de edición grafica, un software especial para editar gráficos de gran tamaño. La mayoría de las cámaras ya llevan estas aplicación, pero a veces se trata de una versión limitada y no ofrecen opciones más versátiles. Un programa profesional clásico y muy recomendado es Adobe Photoshop, el cual es un programa de edición de imágenes utilizado por profesionales.
- La edición Gráfica es una de las aplicaciones más exigentes que se pueden ejecutar en un computador, por lo que se necesita un microprocesador considerablemente potente.
- La edición gráfica exige precisión, velocidad y resistencia al mover el cursor por la pantalla. Por lo tanto es necesario contar con un dispositivo señalador que sea cómodo de usar durante largos ratos y de gran precisión. Aunque un mouse normal puede ser suficiente, para sesiones largas es mejor un mouse TrackBall.
- La mayor parte de la edición fotográfica está basada en el principio de “lo que se ve es lo que se obtiene”, el cual se denomina principio WYSIWYG, es decir, lo que aparece en el monitor representa con precisión lo que saldrá de la impresora. Más importante es todavía el poder transmitir la visión de lo que se desea al espectador. Sin embargo, las diferencias individuales entre monitores pueden tener como resultado que, lo que vemos suele ser más oscuro o más azul que lo ve el resto de las personas. Es por ello que, para que exista coherencia entre los distintos medios y sistemas hay que calibrar siempre el monitor. La calibración fija el monitor según un estándar objetivo para que se corresponda con otros monitores e impresoras calibrados, más aún si es para uso profesional.
Dicho proceso es muy similar a una prueba para la vista. ¿Cuál de las imágenes es más nítida, A o B? Pero aquí se valoran el brillo, los grises y los colores, por ejemplo, en el programa llamado Adobe Gamma, el cual es un asistente que muestra un procedimiento simple con el que sólo se necesita la mano sobre los controles del monitor y el teclado. No requiere ninguna muestra de referencia especial. Sin embargo en un ordenador moderno la resolución cambia de forma automática e imperceptible. El número de puntos en la pantalla o en el papel rara vez se corresponde exactamente con el creado por la cámara. Por una u otra razón, la computadora por muy moderna que sea, altera la resolución prácticamente a cada paso. Por ejemplo, el número de puntos producido por la cámara, los puntos que se visualizan en la pantalla del monitor y los puntos de las copias impresas raramente coinciden, por lo tanto se deben cambiar la configuración de los archivos e impresión.
-Trabajar por capas:
A pesar de que la mayoría de las fotografías sólo requieren uno o dos cambios como retoque final, algunas precisan un trabajo más elaborado, un trabajo que hay que resguardar en caso posterior de que salga mal. Algunas aplicaciones en edición fotográfica permiten trabajar por capas. Es por ello que es recomendable, adoptar este estilo, para poder afrontar trabajos y ediciones más complejas para poder proporcionar una mayor versatilidad. Se pueden crear varias capas en una imagen fotográfica y realizar un solo corrección en cada una de ellas. De esta manera cuando ya esté satisfecho con la edición se pueden combinar cada una de ellas. Un error o cambio en una de las capas no afecta a las demás, por lo que se puede jugar con la imagen sin tener que preocuparse por estropear el trabajo previo.
- La Cámara, es como un ojo que todo lo ve, que alcanza a verlo todo. Cuando una fotografía sale mal, a veces se desea regresar al lugar donde se tomó y hacerla de nuevo, es por ello que el fondo representa la mayor o segunda parte de la imagen de una fotografía. Hay que asegurarse de que vaya bien con la imagen, cuidando los tonos y contraste.
- Aunque el color, el brillo y el contraste interactúan, se tienen menos sorpresas si se guarda la corrección de color en último lugar. Los cambios básicos que se hacen en una fotografía afectan a toda la imagen, (por ejemplo la corrección de una imagen demasiado oscura). La mayoría de las aplicaciones de edición fotográfica hacen que estas correcciones sean un poco simples y a la vez, interactivo. Es por ello que se deben realizar pruebas donde se elija sólo que se desea cambiar, haciendo el ajuste en la fotografía y ver el efecto.
- Recortar la imagen es quitarle las partes innecesarias que sólo desperdician papel o distraen la atención y ofenden la estética.
- Una vez que ya se tiene a punto la fotografía, ésta se puede reducir para que encaje en el lugar donde se colocará. Reducir el tamaño en este momento hará que la edición sea menos perceptible.
Debemos tomar en cuenta que es posible, editar cualquier imagen sea para usos profesionales o personales, y ajustar cualquiera de partes a voluntad. Pero debemos recordar seguir y desarrollar un procedimiento paso a paso que ayuden a adoptar una rutina fácil y sencilla para que sea menos probable equivocarse. Se puede trabajar en el orden que se desee, pero los errores se minimizan y el tiempo se extiende más cuando se tiene práctica y orden en el trabajo.


Bibliografía Consultada:
Ø Manual de Fotografía Digital, cómo crear tus mejores imágenes digitales y descargarlas en tu ordenador. Winn L. Rosch. 2003.

1 comentario:

  1. Sí, definitivamente se pueden llegar a encontrar verdaderas "obras maestras" gracias a la edición, pero siempre se va a requerir una estupenda foto para hacerlo. Estamos en un momento donde la inmediatez y el acceso a la tecnologías hace que prácticamente los tiempos para mostrar un contenido al público debe ser en un pestañeo y es por eso que la edición, por lo menos en el aspecto informativo, cada vez son es más “expresa” o corta y posiblemente sea nula en un futuro, por lo que es esencial anteponer la captura de la imagen.

    En lo personal, creo que en el área publicitaria no va a importar tanto la edición ni la fotografía sino cómo se muestre al consumidor. Podemos ver ahora por ejemplo un espacio abarrotado de etiquetas de tarjetas telefónicas y bebidas y ninguna resalta a no ser por el tamaño o la ubicación. Pasa lo mismo con las revistas, paginas Web y vallas en las vías donde la creatividad en la selección de elementos juega un papel más importante que la edición de las imágenes. No soy pesimista. Aún creo que será una base esencial para todo lo que se haga en el futuro. Simplemente afirmo que todo esto perderá relevancia ante la incorporación de nuevas características que buscan atrapar a un ser cada vez más globalizado.

    ResponderEliminar